• APRÉNDETE EL HIT

    APRÉNDETE EL HIT

    Del momento: ♪♫ Manudo decime que se siente, seguiiiir pensando en un Mundial... ♪♫ Read More
  • 1

Números morados en su antigua crisis financiera

¿Te gusta nuestro contenido? ¡Compártelo!
Saprissa

Hoy el periódico la nación saco 2 notas sobre los números de la crisis morada, propiedades que se remataron, y presidentes que hicieron los proyectos que propiciaron esa crisis, para los que aún no la tienen muy clara les aconsejo las lean.

Vergara ‘apartó’ a la S con $309.000

El trato entre los representantes de Jorge Vergara y la anterior administración del Saprissa se pudo cerrar en la madrugada del jueves 28 de febrero del 2003.

Al día siguiente, los mexicanos giraron un cheque por $309.992,60 que servirían para pagar deudas y cumplir obligaciones urgentes.

Sin embargo, según se lee en Saprissa siempre grande, de los expresidentes Enrique Weisleder y Bernardo Méndez, días más tarde los compradores declinaron firmar la prolija carta de intenciones preparada por el entonces gerente de la S, Martín Robles.

La cortés respuesta no decía nada acerca de la venta o del valor de las acciones, aunque sí mencionaban que atenderían la “problemática de los pasivos”.

Previamente con las puertas de la confianza abiertas, lograron un agregado en el que Saprissa vendía 6.217 acciones por $994.720 y 7.400 acciones por $1.184.000.

El pago se hizo con dos letras de cambio, las cuales estaban fechadas para hacerse efectivas el 9 de noviembre del 2003; o sea, varios meses después de que Vergara asumiera la presidencia.

Fernando Villalobos, a la sazón de presidente interino, se quejó, en actas, de que también se le entregó un cheque sin firma por $1.000.000.

“(...) Para todos los efectos entregamos las acciones por cheques sin valor (...) y dimos las acciones a crédito”, agregó entonces.

Saldó las deudas sin pagar un cinco

Un Deportivo Saprissa ahogado en deudas recibió esperanzado la llegada del magnate Jorge Vergara , en marzo del 2003.

Las deudas que tenían a la S tomada del cuello fueron saldadas, pero el presidente venido de Jalisco no se vio obligado a sacar un solo cinco de su billetera.

En febrero del 2006 , la Casa Club y la Ciudad Deportiva Ricardo Saprissa (Ciderisa) fueron rematadas por la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

La primera se localizaba en Tibás –en un terreno relativamente cercano al estadio Saprissa– ; la segunda, se ubicaba en La Guácima de Alajuela.

Ambas propiedades le fueron entregadas a la institución de seguridad social, a su vez, por el Banco Popular.

El club había hecho entrega, tres años antes, a la entidad bancaria de las dos propiedades, amén de ¢532 millones.

Poco antes de desprenderse de las dos propiedades, Vergara catalogó a la Ciudad Deportiva de “porquería”.

La Casa Club y Ciderisa fueron dos de los proyectos empresariales más ambiciosos de la administración de Enrique Artiñano Odio, quinto presidente de Saprissa (1993-1998).

Ambos fueron un rotundo fracaso y sumieron, con el paso del tiempo, al equipo tibaseño en la más profunda crisis económica de su historia.

Y Vergara saldó la situación cediendo las propiedades.

¿Te gusta nuestro contenido? ¡Compártelo!

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn