• APRÉNDETE EL HIT

    APRÉNDETE EL HIT

    Del momento: ♪♫ Manudo decime que se siente, seguiiiir pensando en un Mundial... ♪♫ Read More
  • 1

Una “Cueva” respetuosa

¿Te gusta nuestro contenido? ¡Compártelo!
Una “Cueva” respetuosa
Olman Vargas remata de cabeza en los segundos finales del juego y Víctor Bolívar ahoga mi grito de gol. Estoy en sombra oeste del Saprissa, rodeado de morados, simulando ser florense.

Al Día quiere saber ¿a qué se enfrenta un aficionado del equipo contrario en el estadio del rival? Y yo estoy aquí para saberlo. Hoy la prueba le tocó al Saprissa, pero vamos a visitar otras canchas.

Luego de la jugada de Vargas, un saprissista que está una grada abajo y, ha pasado todo el partido gritando y apoyando a su equipo, se vuelve hacía mi y me dice: “Casi herediano”, con una cara que pasa del susto a la felicidad.

Ese sencillo gesto me demuestra que es un mito, alimentado por las barras, que es peligroso asistir a un estadio. La clave: no insultar a nadie.

La prueba en la “Cueva” empieza desde la boletería. Con un sombrero del “team”, sin identificarme como periodista, compro mi entrada, sin problemas.

La persona que recoge los tiquetes me da la bienvenida y hasta me desea suerte. ¿Pueden creerlo? Yo, todavía, no lo creo.

Ya en la gradería busco un campo y me siento rodeado de varios saprissistas. Supongo que no están muy contentos, pero nadie me dice nada.

Empieza el partido. No solo en el campo también en la gradería.

Los morados se meten con el árbitro en cada jugada que pita a favor de Heredia. Yo apoyo al réferi y nadie me dice nada.

“¡Casi gol, casi gol!” se me sale en una jugada y los morados ni me vuelven a ver. Termina el primer tiempo.

Bajo a los baños, repletos de morados y nadie me dice nada.

Lo mismo sucede cuando me voy a la soda a comprar un refresco y un pastel de papa y carne.

Empieza el segundo tiempo. Saprissa ataca y ataca hasta que sucede lo inevitable. Penal. Hago caras, protesto. Gol de Saprissa. Estalla la “Cueva”. Nadie se mete con este “herediano”.

Termina el partido y ratifico que el peligro es un mito y que, pese a la derrota, ¡disfruté ir al estadio! como hace tantos años no lo hacía.

Fuente Al Día

¡Saprissa se RESPETA!

¿Te gusta nuestro contenido? ¡Compártelo!

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn