• APRÉNDETE EL HIT

    APRÉNDETE EL HIT

    Del momento: ♪♫ Manudo decime que se siente, seguiiiir pensando en un Mundial... ♪♫ Read More
  • 1

Síguenos en FaceBook:




Desde la tribuna vi… Un análisis de este Saprissa hasta hoyDel carácter de los títulos...

"Saprissa con invicto de 11 fechas"
"Saprissa líder del torneo"
"Los muchachos de Rónald arrasan con todo!"
"Saprissa imparable!".

Hace pocos meses, los titulares de la prensa nacional caían todos alrededor de esas mismas líneas. Los morados celebrábamos nuestra superioridad en la primera vuelta ante rivales que carecían de mayor solidez, y aprovechábamos la oportunidad de irnos al frente en esperanzas de llegar a las semifinales con el primer lugar asegurado. El equipo se veía sólido en sus líneas, con algunos temas por mejorar, pero en general agradaba su funcionamiento, y practicaba bastante buen fútbol.

Es bien sabido que los equipos que mejor juegan al fútbol suelen ser los que ganan más partidos. No obstante, sobran los ejemplos de equipos que practicaban excepcional fútbol y sin embargo nunca ganaron títulos de importancia. La Holanda de Cruyff, incontables selecciones Españolas pre-2010, Brasil del '98, por nombrar algunos ejemplos fácilmente reconocibles. Hay muchísimos más.

Pero entonces: si con el buen fútbol se ganan partidos, por qué no campeonatos también? La respuesta es simple: para ganar títulos, pesa menos el fútbol que el carácter del grupo - muchísimo menos! Si el carácter y el peso mental del grupo es bajo, su fútbol se verá condicionado a lo que el rival imponga en el rigor físico y de juego. En particular, se minará la confianza de los futbolistas, llevando a "perezismos", letarguía, reducción en la capacidad de anticipación y reacción, y tal vez lo más nefasto de todo: el crecimiento de la inseguridad en la cancha.

En los últimos torneos al Saprissa le ha faltado algo de fútbol para llegar a la cima, pero muchísimo más el carácter para imponer sus condiciones por encima de sus rivales. Gracias a eso, los rivales de peso han logrado encimar y mostrarse superiores - al menos, en lo mental/emocional. Dos ejemplos claros:

Heredia - Saprissa en el Rosabal, el torneo pasado (3-0)
Alajuela - Saprissa en el Nacional, poco tiempo después (3-0)

En ambos partidos la diferencia no fue tanto futbolística como de actitud: los rivales entendían lo que se jugaban, y así lo plasmaron en la cancha. Los nuestros, pues la memoria es clara:

* Pasividad
* Falta de agresividad (de la buena)
* Cautela en el choque
* Balones divididos casi siempre iban al rival
* El rival encimaba mentalmente, y eso derivaba en inseguridad y falta de confianza en el grupo tanto con balón, como sin

Con recetas así, entendibles las dos goleadas.

Para colmo de males, poco tiempo después vendría la semifinal donde nos creímos más sin serlo, y nos costó la clasificación.

* Los errores más gruesos fueron jugando en casa, no matando a un rival debilitado cuando hubo oportunidad amplia para hacerlo y, por lo tanto, permitiéndole gozar de una muy real esperanza de vida que a la postre logró plasmar en su pase a la final (por menos de un gol, pero pase al fin).

* Los errores arbitrales en contra del equipo son flaca excusa - no justifica lo que se dejó de hacer para asegurar el resultado y así no depender de ese tipo de circunstancias imponderables e impredecibles.

* El famoso tren de lesiones afectó, no obstante en un equipo como Saprissa es inexcusable no planear para este tipo de imponderables. Influyó, mas no determinó ni fue factor clave en el desenlace final.

Se vino la pausa, las dudas, y el inevitable replanteo y refuerzo del plantel. Entonces, qué ha cambiado en este torneo?

En una palabra: TODO.Desde la tribuna vi… Un análisis de este Saprissa hasta hoy

Se ha hablado a la saciedad, pero vale la pena resaltarlo: contrataciones con amplio peso en lo *mental y emocional*, además de lo futbolístico:

Luis Ernesto Michel: su amplísima trayectoria le permite autoridad para ejercer cierto liderazgo a lo interno del grupo. Además, si bien no ha sido exigido tan frecuente o vigorosamente como a sus colegas Grant y Carvajal, ha respondido en los momentos claves en buena lid y eso le permite al equipo sentir solidez en el arco: esto era una enorme factura pendiente en el equipo! Tema aparte es la solidez defensiva que evita que le llegue gran cantidad de metralla enemiga con claridad.

Carlos Saucedo ha demostrado que a pesar de estar "entradito en años", es muy cierto el famoso dicho de que "gallo viejo con el ala mata". Es un jugador que sin ser un derroche de habilidad, velocidad, potencia o físico, se ha mostrado tan o más peligroso que cualquier otro 9 del país a punta de astucia, lectura de juego, y experiencia. Me atrevo a decir que es tan peligroso sin balón que con el mismo. Sus astutos desmarques obligan a las defensas rivales a reubicarse para marcarlo y eso ayuda a desubicarlas y así abrir campo al avance y penetración de compañeros. Por si fuera poco, ha demostrado ser un jugador poco egoísta, y con una enorme facilidad para generar juego para sus compañeros aún en espacios reducidos.

Adolfo Machado ha brindado una valiosísima contribución a la defensa. Al ser capaz de desempeñarse en dos puestos (lateral derecho y defensa central), permite dar rotación a la línea defensiva además de aplicar presión en puestos claves para mejorar la competencia interna (en particular, la lateral derecha donde mejor ha lucido). Se ha mostrado sobrio, seguro con y sin balón, sólido en la marca y rápido de reacción.

Hansell Aráuz no goza del mismo nivel de experiencia y madurez que los anteriores, más si contribuye mucha entrega y desequilibrio adelante - cosa que hacía falta. Su potencia física ha pesado mucho a favor del equipo, al punto que es uno de los jugadores a que los rivales más deben poner cuidado.

Marvin Angulo ha mostrado no sentirse abrumado por el enorme peso de la S en su pecho. En particular, se ha mostrado sólido y desequilibrante. Todavía no logra acoplarse del todo al grupo - prueba de ello es su relativamente poca participación a pesar de estar en banca regularmente - pero da la impresión de que está para grandes cosas con la Morada.

Además, el fin del famoso hospital (exceptuando a Escoe, que pronto regresará) le da al grupo una mayor seguridad pues se sienten acuerpados y que en cualquier momento, cualquier compañero puede responder sobre la cancha. Eso levanta la exigencia a lo interno y el nivel de la competencia para ubicar a los mejores jugadores. Eso ayuda en dos puntos claves: facilita la rotación y el manejo de las cargas de trabajo, y le da profundidad a la banca para cambiar los destinos de los partidos.

Eso nos lleva al rendimiento actual del equipo. Un invicto de 12 fechas, líderes del torneo, equipo con menos derrotas, máximos goleadores (junto con Heredia), menos batidos (junto con Heredia), y una solvencia futbolística que hace mucho tiempo no se le sentía al equipo. Tan así que la gran duda que todos tenemos es si se irá a desinflar de nuevo en el cierre, cuando más importa estar bien.  No lo creo, por varios motivos:

Se acabó el hospital. Ahora, jugador que no rinde, jugador que no juega pues ahora si hay de donde escoger para todos los puestos. Súmele figuras nuevas como Dylan Flores y Sergio Córdoba que lo han hecho bien cuando de ellos se ha necesitado, y eso suma la presión - positiva! - para rendir.

La salida de jugadores como Josué Martínez y Juan Diego Madrigal dio el mensaje claro de que el rendimiento es clave para el éxito dentro del grupo, y por lo tanto la exigencia siempre debe ser la máxima.

Se va acabando la inmadurez y flaqueza emocional. Las contrataciones nuevas traen mucha experiencia y peso en esta área, y eso sumado al ya consumado y célebre regreso de Gabriel Badilla - un verdadero baluarte de liderazgo dentro del equipo - nos permite pensar que los humos no subirán más de la cuenta, así como que los miedos no tendrán más peso que el correcto

Se ve confianza en el grupo en el trabajo y la idea futbolística. En particular, contra Uruguay (2-4), fue notorio cómo el grupo entero se compenetró en el juego de primera intención al punto en que Uruguay se veía tan mal que era irreconocible su otrora férrea defensa. Algo similar pasó contra la UCR hace pocos días. Se ve al grupo creyéndosela y sabiéndose capaz de juego tanto bueno y bonito, como efectivo. Ayuda mucho que se están aprovechando mucho mejor las oportunidades de gol generadas

Desde la tribuna vi… Un análisis de este Saprissa hasta hoyLuego del comienzo a trompicones, Rónald ha logrado consolidarse de nuevo a pesar de haber sufrido el clamor del público por su cabeza. Esto tiene dos efectos notables: el primero es que la afición no tiene mayor opción que reconocer (aunque sea a regañadientes), que lo ha venido haciendo bien y por lo tanto merece nuestro apoyo, y el segundo es que esa solidez sirve como cimiento para que tanto afición, jugadores, y dirigencia vuelvan a creer que el equipo sí es capaz de alzar la 30. Y eso es sumamente importante en las etapas que se avecinan pues jugar en casa con el apoyo del "Monstruo Morado de Mil Cabezas" será vital!

Hay jugadores que ya van mostrando su madurez y valor al grupo a pesar de haber estado entre los más abucheados.

Manfred Russell se ha convertido en un baluarte en traer balance al medio campo, luego de estar entre los más criticados.

David Guzmán ha mejorado tanto, tanto en la marca y recuperación, así como conducción, que hace que la ausencia de Tejeda pase casi desapercibida.

Ariel Rodríguez ha mostrado tanto su picardía fuera del área para apoyar al trabajo del grupo, como su certeza de cara a gol.

Kendall Waston (lástima su lesión) se ha mostrado como una muralla impasable en el centro de la defensa, cuando antes casi no recibía oportunidad.

Todos estos deben mejorar aún en su rendimiento, pues han tenido también su buena cuota de lunares. No obstante, lo bueno sobrepasa lo malo.

Ahora bien, el equipo está bien encarrilado pero hay que tener mucho cuidado de los siguientes puntos:

Sigue pendiente evaluar la respuesta del grupo ante la adversidad. En particular, si el grupo es capaz de mantener esa serenidad mental y fortaleza de carácter para remontar un marcador adverso. Recordemos que desde hace 11 fechas (vs. Limón en el Saprissa) no nos vemos abajo en el marcador.

Hay que mantener la solidez mental - sin importar los resultados. En algún momento el equipo perderá, o dejará de ganar puntos que se pensaban ya ganados. Esto no importa - la meta, como bien lo dijo Don Juan Carlos, es tener la 30 en la mano el 18 de Mayo

Hay que mejorar la calma durante el juego. El equipo muestra momentos (breves, por dicha) de desesperación donde se aleja del juego raso y rápido, de primera o segunda intención, que le ha deparado tan buenos réditos y abusa del juego largo. Esto ha venido en disminución y esperemos desaparezca para el final del torneo.

Hay que mejorar la toma de decisiones. Hay tramos del partido donde se equivoca el camino por jugadores que prefieren intentar figurar a jugar claro. No es crítico, pero si es algo peligroso pues a como avanza el torneo será más difícil generar oportunidades de gol, y una mala decisión puede dar al traste con una jugada que pudo definir el resultado a nuestro favor. Dicho de otra forma: hay que aprovechar bien las que se generen porque se van y no regresan...

No se trata de buscarle moscas a la sopa. Se trata de estar conscientes de nuestra realidad de una forma un poco menos apasionada y más analítica. Dicho todo esto, el futuro se ve promisorio para que nuestro amadísimo equipo POR FIN alce la 30!

Te gusto el contenido compártelo:

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Premium templates by www.bigtheme.net free download.

Online bookmaker Romenia bet365

София Dyrven Material

София Дъски цена